logo-univalle

Pedro Morales Pino (1863 - 1926) | Biografía

 


 

Al norte del Valle del Cauca se levanta un pueblo fundado el 9 de agosto de 1.540,  Cartago población que fue cuna de Pedro Pascacio de Jesús Morales Pino, uno de los artistas más importantes de nuestro país. Músico, compositor, pintor, este cartagüeño nació el 22 de febrero 1863.

 

Sus padres, José Morales y Bárbara Pino, fueron personas muy humildes y debido a esta condición Pedro Morales Pino tuvo que vender dulces desde muy joven, circunstancia que lo relacionó directamente con músicos y trovadores de la calle. Esta proximidad le despertó un talento por la música y el arte en general. Doña Bárbara, reconociendo estas aptitudes, le regaló un tiple y un curso de cuerdas con el maestro José Hoyos. A los 13 años viajó con su familia a Ibagué donde emprendió su carrera de dibujante; como también se destacó en este campo, consiguió una beca para estudiar en Bogotá en la Academia de Dibujo de Alberto Urdaneta.

 

En 1881 participa en la Exposición Nacional de pintura de Bogotá donde presenta retratos de gente reconocida de la época. Su preferencia por la música lo llevó a perfeccionarse ingresando a la Academia Nacional de Música el dos de marzo de 1882 con el maestro Julio Quevedo. Posteriormente, en 1884, organiza junto con Vicente Pizarro un dueto musical. En 1897 crea la Lira colombiana, agrupación que contó con 16 músicos donde Pedro Morales Pino era primera bandola y director. Con este grupo se dieron a conocer a nivel internacional muchas de las canciones típicas de Colombia. La Lira colombiana tuvo el privilegio de ser el segundo grupo de artistas que se iba de gira por el mundo.

 

Desde 1890, Don Pedro se propuso escoger el folclor y la tradición oral musical para escribirla en los pentagramas, esta tarea le permitió escribir varias partituras de una misma canción. El 22 de julio de 1.889 recibió un homenaje por su contribución a la música nacional. A continuación viajó a Medellín donde lo encargaron crear la Lira antioqueña. Estando en Guatemala se enamora de la pianista Francisca Llerena con quien contrae matrimonio en 1.905. Su esposa fallece y Pedro Morales Pino viaja a Guatemala en busca de sus recuerdos, donde  vivió hasta 1.917 cuando decidió regresar a Colombia por el terremoto que azotó el país centroamericano. Un año antes de su muerte gana el Concurso Nacional de Música; fallece en Bogotá el cuatro de marzo de 1.926.

 

La genialidad de este músico y compositor radica en el aporte que le hace a la música colombiana al tomar la tradición musical popular para llevarla a la escritura melodiosa del pentagrama. Su labor permitió dar a conocer y expandir por otros territorios el bambuco, los pasillos y la danza. También, perfeccionó algunos instrumentos como la bandola a la que le incorporó cinco cuerdas más. La música europea la llevó a conjuntos típicos permitiendo que la gente tuviera acceso a ella. Su campaña de difusión fue amplia y auténtica; participó en la creación de numerosos tríos y estudiantinas, razón por la cual se le adjudica haber formado a la siguiente generación de músicos colombianos. Su fama como docente también es bastante profusa, antes de cada ensayo le gustaba hablar sobre la estructura y la historia de la música, presentaba los instrumentos y los orígenes de cada uno. Además en su haber cuenta con más de 100 composiciones, principalmente instrumentales. Su salud se fue amainando y su situación económica estaban bastantes desmejoradas, al punto de tener que vender las condecoraciones que había recibido durante toda su carrera musical. Finalmente, enferma de gravedad y es internado por sus hijos en el Hospital San José, donde dos de sus buenos amigos lo encuentran y lo instalan en un centro médico de mejores condiciones, lamentablemente fallece a los dos días del traslado.