Amalia Lú Posso Figueroa

 

Amalia Lú Posso Figueroa (1947- )

Con el contoneo de sus caderas y esa sonrisa coqueta que le pertenece sólo a ella, Amalia Lú canta: “Señora Juana María la que vive en el copete, Señora Juana María la que vive en el copete. Póngale cuidado a su hija que ya ronca canalete, póngale cuidado a su hija que ya ronca canalete”. Tienen cierto aire de embrujo su baile y su voz negra.

Ahora Amalia Lú pasa a decir: “Roncar canalete en el pacífico colombiano significa que uno o muchos hombres, han pasado por entre las piernas de una mujer. Y hablo del pacífico colombiano porque yo soy Amalia Lú Posso Figueroa, crecí en Quibdó, Chocó, me mojó el aguacero, me abrazó el calor, el viento me levantó la falda empapada en sudor, el pacó y el manduro aromaron mi espacio, el borojó y el marañón sensibilizaron mi lengua, el río Atrato llevó mis ojos a viajar y la chirimía con su música enseñó mi cuerpo a cimbrear. Todo en esas tardes chocoanas calientes, cuando mis nanas negras me contaban historias al mismo tiempo que borboritaban las palabras en zigzag. En ese momento no lo sabía, lo supe después, mis nanas negras me enseñaron a disfrutar al milímetro con el corrinche de todos los ritmos que tiene mi cuerpo. Después, mucho tiempo después, la Universidad Nacional  de Colombia aceleró el ritmo de mi cerebro formándome como psicóloga dizque para que ayudara  a desacelerar el ritmo del cerebro de los demás, y allí en la Nacional se disparó el ritmo de mi lado izquierdo y aprendí que el mejor de los ritmos es el que te permite pelear por el bienandar de los demás. Hice y hago psicoterapia con ritmo, me adentré en muchos de los vericuetos del arte y ahora escribo cuentos que me han permitido reencontrar la delicia de caminar descalza sobre la arena mojada, de ver la sonrisa franca y blanca de mi gente negra y de estar aquí, hoy con ustedes contándoles estas historias”.

Amalia es amante de la tierra que la vio nacer y crecer. De niña vivió en medio de una cultura negra del Pacífico Colombiano, donde le fueron transmitidos desde la tradición oral, todos esos cuentos de selvas, ríos, soles, barcas, todo aquello que le permitió adentrarse en el sentimiento de sus ancestros africanos, en el sentir de sus bailes, sus cantos, y sobre todo de sus cuentos. Amalia Lú se ha dedicado a conservar la antigua tradición oral que se ha contado y que proviene del pasado cultural de Colombia. En sus presentaciones como narradora oral siempre lleva un vestido largo de grandes encajes y un turbante en su cabeza, vestimenta  que recuerda la indumentaria de las esclavas negras que se hacían largos vestidos de los pedazos de telas que botaban sus amas. Amalia en reivindicación de sus nanas negras, aquellas que le contaron todas esas fabulosas historias y que despertaron su imaginación, se luce en el escenario dirigiéndose a sus espectadores con su particular movimiento de caderas, con su caminar de negra y bailando al ritmo de las palmas del público, tal como lo hacen las mujeres negras.

Le encanta la idea de compartir su cultura, escribe cuentos que traen los recuerdos coloreados, cálidos, llenos de sabor y de ritmo de la gente del Chocó, cuentos llenos de sensualidad y erotismo. Ha contado que comenzó a escribir cuentos desde la primera vez que le regalaron un lápiz para delinearse las cejas. A sus 49 años se miró al espejo para pintarse, pero ocurrió que al ver su reflejo saltaron  a su mente los recuerdos de la infancia, recuerdos de sus tías, en especial de una que era ciega y aun así se pintaba las cejas. Desde ese momento pensó en escribir todas esas historias de su infancia.

En 2001 publicó el libro Vean vé, mis nanas negras, que ya cuenta con siete ediciones, su tema principal son las mujeres negras del Pacífico. Habla de 25 mujeres especiales, cada una tiene el ritmo en una parte distinta del cuerpo, entre ellas una tiene el ritmo en la axila, otra en el talón. Un cuento de este  libro, Honoria Lozano, la que tenía el ritmo en el sentar, ha sido incluido en la Antología de la Literatura Colombiana, publicada por el Fondo de Cultura Económica en 2005. El cuento, Delfa García y Jesusita Blandón, ha sido traducido al portugués en Historias das terras daqui e de lá, (Editorial Zeus, Río de Janeiro, 2007) y el cuento Betsabelina Ananse Docordó fue traducido al francés por Joseph Cheer para el Encuentro  de Escritores en Jamaica, 2008. Este libro es hasta la fecha el libro más importante de Lú Posso, pues ha sido de gran éxito popular y admirado por los críticos, quienes han dado gran reconocimiento a esta profesora universitaria, psicóloga y psicoterapeuta. Actualmente Amalia está preparando otro libro, del cual ya tiene escritos cinco cuentos y una introducción de catorce páginas.

Con el nombre Cuentos Eróticos del Pacífico Colombiano ha sido bautizado el espectáculo de narración oral que ha ofrecido en Estados Unidos, España, México, Venezuela, Francia y Ecuador, allí se recopilan las historias de mayor contenido erótico de su principal obra. Amalia sigue escribiendo sobre la cultura negra de su región, ha participado en diversos festivales de narración oral, en los cuales siempre sobresalen las negras de la voz cadenciosa y las caderas sueltas enredadas en un clima fogoso y en un entorno acogedor.

Vean vé, mis nanas negras la ha llevado a festivales, charlas y giras por el mundo. En ellos, cuenta que su libro no es un estudio etnográfico de la cultura negra en el Chocó, sino un intento por rescatar la memoria oral de esta región del país. Precisamente, Amalia representó a Colombia en el Festival del Tambor y la Cultura Africana, que se celebró del 18 al 25 de febrero de 2007 en Ciudad de México. Esta sicóloga además hizo parte de la recopilación de relatos Arte y Avicultura, dirigida por el escritor Juan Gustavo Cobo Borda, que recoge cuentos de escritores como Gabriel García Márquez, Gunter Grass y Miguel Ángel Asturias. También ha sido invitada por universidades de Estados Unidos como Cornel Ohio y Nueva York, para que hable de la tradición oral del Chocó.

 

Amalia Lucía Posso Figueroa es su nombre de pila. Nació en Quibdó, Chocó, en 1947, lugar donde vivió hasta sus trece años. Hoy firma como Amalia Lú Posso Figueroa, pues en su infancia las nanas negras la llamaban “niña Amalia Lú”. Augusto Posso, su papá, trabajaba en el Banco de la República, y Maya Figueroa, su mamá, era la enfermera jefe del hospital San Francisco de Asís.

En su época las nanas tenían como principal tarea entretener a los niños mientras los padres iban a trabajar. Amalia tenía dos nanas y a cada una las identificaba por sus ritmos, “una tenía el ritmo en la voz contada, mientras la otra “tenía el ritmo en la voz cantada”, todo lo que contaba lo acompañaba cantando.

En su juventud ingresó a la Universidad Nacional de Bogotá a estudiar Psicología. Allí fue una aguerrida militante de las Juventudes Comunistas y se destacó como una líder estudiantil que hacía arenga pública y paraba el tránsito. Amalia estuvo vinculada a la Universidad Nacional por casi 20 años, tiene dos hijos, Valentina Akerman arquitecta de la Universidad de los Andes, y Yohir Akerman Politólogo de la misma universidad, a quienes considera sus cómplices.

Sólo hasta el día en que le regalaron un lápiz para delinearse las cejas volvieron los recuerdos de su infancia, entre ellos las historias que le contaban sus nanas. En adelante, Amalia comenzaría a escribir cuentos que reflejaban su gran admiración por la gente negra de la región donde creció, y que le ameritan un reconocimiento como escritora del Pacífico, reivindicadora de la cultura afrocolombiana en cada una de sus líneas.

En 1997 al cumplir sus 50 años decía: “Me siento muy liviana con los 50, la mayoría de mis amigas me regaña porque me dicen que al confesar mi edad delato la de ellas. No es que ahora sea especialmente feliz, toda mi vida la he pasado muy rico. Pero, debo reconocer que pasar de los cincuenta con las nalgas y las tetas en su sitio es casi una proeza que, tal vez, solamente las mujeres de raza negra logramos. Me siento afortunada de contar con el gen negro en mi cuerpo, por lo que mi envejecimiento va a ser muy llevadero. De otro lado, haber encontrado la escritura es una suerte enorme y a la vez un compromiso para seguir desempolvando todas esas historias acumuladas.”

A mediados de 2001 la escritora había sido invitada por las universidades de Ithaca, en el estado de Nueva York y Denison, en Ohio, para dictar una serie de conferencias sobre su obra y su departamento natal, al regreso esperaba lanzar su libro Vean vé, mis nanas negras y preparaba otro trabajo del cual ya tenía el título, Los Figueroa, cuyo tema sería su familia materna.

Después del lanzamiento del libro la escritora presentó en el 2002 un montaje de su obra en el Festival Iberoamericano de Teatro y participó en la Feria del Libro de Bogotá. Estos sucesos marcaron el reconocimiento de su obra y le acreditaron reconocimiento como una escritora de obra externa a los encasillamientos de la literatura. Cuando su libro salió a la luz, muchos dijeron no creer que aquellos cuentos provinieran de la mente de una mujer estudiada, que se desempeñaba en el campo de la educación. Sus cuentos eran de una transparencia integra, contaba todo con un erotismo reinante en el aire, por esto algunos la tildaron de vulgar. No obstante, Amalia supo defenderse mostrando que de donde venía, para nada era un tabú morboso, más bien, ese universo sucedía dentro de la más cotidiana realidad en un espacio donde se acostumbraba a llamar cada cosa por su nombre. En adelante su libro ganaría más prestigio.

El 20 de mayo de 2003 empieza una gira por distintas ciudades de España, fue casi un mes de presentaciones, primero ofreció seis funciones en Madrid, luego participó en Huesca del Festival “Huesca es un cuento”. Después visitó otras ciudades como Barcelona y Zaragoza. Posteriormente participó en la Primera Feria del Pacífico Colombiano, realizada en Cali, Colombia.

Entre 2004 y 2006 participó como cuentera en varios eventos, como Ciudad Teatro y Abrapalabra de Bucaramanga. Al año siguiente participó con William Ospina en el Simposio Internacional de Contadores de Historias, que tuvo lugar en Río de Janeiro (Brasil).

La escritora chocoana participó como cuota de la cultura en las elecciones para el senado y sin hacer campaña política obtuvo 1798, votos producto de su contacto con la gente en sus presentaciones culturales. Aspiró al Senado por el Polo Democrático Alternativo y apoyó al precandidato presidencial Carlos Gaviria.

En el 2008 participó en la XIV Feria del Libro del Pacífico de la Universidad del Valle con un espectáculo oral, hizo parte del “Diálogo entre narradores del Caribe y del Pacífico” junto con personalidades como Roberto Burgos Cantor, Luis Rafael Sánchez, Julio Cesar Londoño, Fabio Martínez, Edgar Collazos y Nuria Amat. Para el 2009 en el VI Encuentro de Escritoras Colombianas, realizado en Cartagena, Amalia ofreció un recital de algunos de los cuentos de su libro Vean vé, mis nanas negras. Actualmente vive en Bogotá.

 

Cuentos
Vean vé, mis nanas negras. Ediciones Brevedad, Bogotá 2001
Delfa García y Jesusita Blandón. Traducción al portugués. Editora Zeus. Río de Janeiro, Brasil. 2007
Nanas y otras negruras. Palabras Rodantes. Comfama, Metro de Medellín. 2008
Betsabelina Ananse Docordó. Un cuento de la selva del Chocó. Versión bilingüe español francés. Ediciones Doble Espacio, Medellín. 2009

Obra incluida en antologías
Barujo, al ritmo de mis nanas. Mujeres al pie de la letra. Ediciones Comfama, Medellín. 2004
Cuentos a 100 manos. Sic Editorial. Bucaramanga. 2004.
Mido mi cuarta y me paro en ella. Revista Mnemósyne. Tenerife, Islas Canarias, España 2004
Anunciación. Agenda Cultural. Universidad de Antioquia, Medellín. 2006
Adelaide, la de mozart. Ciudad Viva. El Magazín. IDCT, Bogotá, 2007
Basilisa Balanta Copete. Antología. 58 escritores colombianos. 21 Feria Internacional del libro, Guadalajara. 2007
Nanas y otras negruras. Palabras Rodantes. Comfama, Metro de Medellín. 2008
Negras somos. Antología de 21 mujeres poetas Afrocolombianas de la Región Pacífica. Editorial Universidad del Valle, Cali. 2008

 

Vean vé, mis nanas negras (Cuento)
Ediciones Brevedad
Primera edición
Bogotá, 2001

Los cuentos de Amalia Lú Posso, herederos de una vasta tradición cultural, se asemejan a los ritmos y matices que los negros del pacífico colombiano componen al compás de sus tambores y chirimías. Adentrarse en su literatura es acceder a una experiencia múltiple y encantadora, en la cual nos hallaremos gratamente perdidos.

 

Delfa García y Jesusita Blandón (Cuento)
Traducción al portugués Editora Zeus
Primera edición
Río de Janeiro, Brasil, 2007

 

 

 

 

Nanas y otras negruras (Cuento)
Palabras Rodantes. Comfama
Primera edición
Metro de Medellín, 2008

 

 

 

 

Betsabelina Ananse Docordó. Un cuento de la selva del Chocó (Cuento)
Ediciones Doble Espacio
Primera edición
Medellín, 2009

 

AmaliaLú Posso
Canal de YouTube del autor
Tomado de: YouTube

 

Amalia, metida en su cuento
Juan David Murillo Hoyos

El regionalismo en Vean vé, mis nanas negras de Amalia Lú Posso Figueroa
Ana Mercedes Patino Mejía, Bucknell University

En el libro ‘Vean vé, mis nanas negras’, Amalia Lú Posso da rienda suelta a su alma chocoana
Por: Redacción ELTIEMPO
Fecha: Febrero 13 de 2007
Tomado de: Periódico El Tiempo

Leer a… Amalia Lú Posso Figueroa
Por: Clara Alonso
Fecha: Agosto 22 de 2010
Tomado de: Revista Pueblos, Cultura

Amalia Lú Posso Figueroa
Lanzamiento de la octava edición del libro ‘Vean vé, mis nanas negras’
Fecha: Abril 30 de 2013
Tomado de: YouTube, Canal: Canal Utópico

Amalia Lú Posso Figueroa
Por: Revista La Otra
Fecha: Marzo 27 de 2009
Tomado de: Revista La Otra

 

1947
Nace en Quibdó, (Chocó, Colombia), hija de Augusto Posso y Maya Figueroa.

1966
Inicia estudios de Psicología en la Universidad Nacional, en Bogotá.

1997
Publica tres cuentos en la Revista Número 16. Reconocida ya como Psicóloga y escritora habla en el periódico El Tiempo sobre su cumpleaños número 50.

2001
Es invitada a las universidades Deninson y Cornel, de Nueva York, para dar conferencias sobre su obra y su departamento natal. Al mismo tiempo se realiza el lanzamiento de su libroVean vé, mis nanas negras.

2002
Presenta un montaje de su obra en el Festival Iberoamericano de Teatro y participa en la Feria del libro de Bogotá.

2003
Realiza una gira por distintas ciudades de España, como Madrid, Huesca, Barcelona y Zaragoza. En octubre participa en la Primera Feria del Pacífico Colombiano que se realizó en la Plaza de artesanos. Además ese año hizo parte del encuentro cultural “Poesía y cuentos de mujeres afrocolombianas”, en el que participaron además, Mary Grueso, María de los Ángeles Popov, Lucrecia Panchano, poetisas del litoral pacífico, en el marco de la Feria del Libro de Bogotá.

2004
Presenta Cuentos Eróticos del Pacífico colombiano, en Casa de América. Madrid, España.

2004
Participa como cuentera en Ciudad Teatro (Corferias) en compañía de Carolina Rueda, Robinson Posada, Diego Camargo, Mary Grueso, Oskar Corredor y Alberto Borja, entre otros.

2005
VI Feria del Libro y la Lectura. Zacatecas, México.

2005
V Feria del Libro del Zócalo. México.

2005
Aparece en la antología de la literatura colombiana, Cuentos y Relatos de la literatura colombiana. Fondo de Cultura Económica. Bogotá.

2006
Participa en el XII Festival Iberoamericano de Cuenteros Abrapalabra en Bucaramanga.

2007
Participa como conferencista en el Simposio Internacional de Contadores de Historias en Río de Janeiro, Brasil. Es traducida al portugués en el libro Histórias das terras daqui e de lá. Editora Zeus. Rio de Janeiro, Brasil.

2007
Escribe sobre Aristarco Perea Copete, en El Libro de las Celebraciones. 56 escritores colombianos celebran a 56 personajes de la cultura colombiana. Editorial Domingo Atrasado. Bogotá.

2007
Hace parte de la antología 58 escritores colombianos. 21 Feria Internacional del Libro de Guadalajara. México.

2007
Participa en el FORUM Universal de las Culturas. Monterrey. México.

2007
IV Festival del Tambor y la Cultura Africana. México.

2008
Es invitada al 5 Encuentro de Mujeres en Escena. Quito. Ecuador.

2008
Participa en el evento Palabras Navegantes. Tenerife. Islas Canarias.

2008
Se presenta en el Teatro al aire libre Los Cristales en la inauguración de la 14 Feria del Libro del Pacífico en Cali.

2008
Hace parte del Encuentro de Escritores del Caribe. Kingston, Jamaica.

2008
Aparece su libro Nanas y otras negruras. Palabras rodantes. COMFAMA, Metro de Medellín. Medellín.

2008
Hace parte de la Antología Negras Somos. Programa Editorial Universidad del Valle. Cali.

2008
XI. Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá.

2009
En el VI Encuentro de Escritoras Colombianas realizado en Cartagena Amalia ofreció un recital de cuentos. También en este mismo encuentro se presentó una conferencia titulada Las Nanas negras de Amalia Lú Posso: erotismo tropical, húmedo y oscuro, ardiente y africano para escritoras tristes, a cargo de José Gabriel Baena. A la par es invitada como cuentera colombiana al Festival de la Palabra en Bucaramanga, en su versión número 15.

2009
II Rencontre Internationale de conteurs. Maison de L´ Amerique Latine. Estrasburgo. Francia.

2009
Se lanza en Medellín la edición bilingüe, español-francés de su libro Betsabelina Ananse Docordó. Un cuento de la selva del Chocó. Doblespacio Editores.

2009
Publica en Editorial Popular de España, junto a Tomás Carrasquilla, Soledad Acosta de Samper, Manuel Pombo, Efe Gómez, Triunfo Arciniegas, Jesús Zarate Moreno, Joaquín Mattos Omar y Hernando Téllez, en el libro Cuentos Colombianos.

2010
Participa en el XII Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *